¿Un implante por un diente?

Saludos queridos amigos…

Hace un tiempo que me había desconectado del blog pero creo que es tiempo de volver; y que mejor manera de hacerlo que hablando de este gran controvertido tema ….

Imagino que muchas veces habrán escuchado  que un implante es igual que un diente o incluso mejor y que a veces sale mas a cuenta “quitarse” un diente y colocar un implante ya que te ahorras todos los tratamientos previos (es cierto, algunos de mis pacientes me lo han comentado); pero la realidad es simple… MENTIRA…

Para empezar, un implante NUNCA se puede comparar a un diente ya que son dos estructuras totalmente diferentes, de materiales muy distintos  y biomecánica totalmente diferente.

Para empezar, un diente está constituído en la parte que conecta al hueso por una raíz que tiene diferentes estructuras que conforman la dentina y está recubierto por el cemento dentario el cual se une al hueso alveolar a través  del ligamento periodontal. Dicho ligamento sirve como un pequeño “amortiguador” del diente por lo que le permite ciertas tolerancias al movimiento.

El implante, no es mas que una estructura rígida (ya sea de Titanio u Oxido de Circonio) que está “unido al hueso” por una consolidación del hueso circundante; es decir, el implante queda atrapado rígidamente en el hueso (oseointegración) por lo que no presenta esas tolerancias al movimiento.

implante-diente
Un implante nunca será como un diente

Con esto no quiero decir que los implantes dentales son malos, sino por el contrario son una alternativa maravillosa que sirve para sustituir los dientes ya perdidos o dientes “que ya no podemos hacer nada por ellos”; he aquí donde centro mi discrepancia.

Un diente tiene que ser desahuciado, cuando dental o periodontalmente esté desaconsejado el tratamiento restaurador, pero hay que agotar las posibilidades ya que un diente nunca será un implante o mejor dicho, UN IMPLANTE NUNCA SERÁ UN DIENTE…

Incluso a la hora de restaurar un implante o varios, muchos amigos rehabilitadores me darán la razón de que ajustar un punto de contacto (es el punto que toca un diente con el otro diente de al lado) en un diente sobre implante es infinitamente mas complicado que hacerlo sobre un diente natural, por lo que la implantología nos requiere mucha precisión y eso solo se logra dedicando tiempo a la restauración.

Es por ello que solo quiero recalcar, que antes de que se te tenga que extraer un diente, primero debéis explorar junto con tu dentista de confianza las posibilidades de restauración; y si no se pudieran, pues bienvenido sea el tratamiento sobre implantes, pero mucho ojo…. Hay una frase del refranero español que reza que: ‘Nadie da duros a cuatro pesetas’. Una afirmación, que como en infinidad de campos, también tiene cabida en la odontología, al advertirnos que si algo tiene su precio, ningún individuo racional nos lo ofrecería sin obtener un lucro económico, o al menos sin perder dinero por ello. El refrán invita a desconfiar de las ofertas y los regalos, ya que muchas veces para bajar los precios muchas veces se toca la calidad final del producto..

No olvidéis dejar comentarios, que estaré gustoso de leerlos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s